Pruebas de detección del cáncer de colon: ¿cuáles son las opciones?

Escrito por Stacy Simon. Traducción por CLAUDIA CONTI / Rafael Delfín-DAVIS.
doctor goes over paperwork with patient in exam room


Nadie expresa entusiasmo por someterse a la preparación intestinal que conlleva hacer las pruebas de detección para el cáncer colorrectal.  Sin embargo, las pruebas de detección del cáncer de colorrectal (pruebas para ver si hay cáncer antes de que surjan síntomas), ayudan a salvar vidas. Las pruebas de detección pueden encontrar el cáncer colorrectal en sus etapas iniciales, cuando es de menor tamaño y posiblemente más fácil de tratar. Se disponen de varias opciones de pruebas de detección, y sin importar cuál sea la que escoja, lo importante es que haga la prueba.

Las pruebas recomendadas caen en una de las siguientes dos categorías:

Pruebas de heces fecales

Las pruebas de heces fecales consisten de opciones de pruebas no invasivas para la de detección del cáncer colorrectal. No se requiere hacer alguna dieta especial ni de preparación intestinal (no enemas ni laxantes) para una prueba de heces fecales. Sin embargo, si la prueba arroja un resultado con alguna anomalía de sangre o de posbile cáncer o precáncer, será necesaria una colonoscopia para confirmar los resultados y posiblemente una biopsia para extraer cualquier pólipo o anomalía encontrada. Es importante recordar que la cuasa de un resultado con anomalías puede deberse a algo que no se trate de cáncer, como alguna úlcera o hemorroides.

Las pruebas de heces fecales no son la mejor opción para todos. Se recomienda que sean una opción para personas que están en riesgo promedio del cáncer colorrectal: que no tienen un historial de precáncer ni pólipos, que no tienen familiares que hayan desarrollado esta enfermedad y que tampoco presenten otros factores de riesgo.

  • La prueba inmunoquímica fecal (FIT) y la prueba de sangre oculta en heces (gFOBT) basada en guayacol son pruebas no invasivas que se usan para encontrar pequeñas cantidades de sangre en las heces, lo que podría ser un signo de cáncer o de pólipos grandes. Las personas se  hacen estas pruebas en el hogar con un juego casero que reciben en la consulta médica, junto con instrucciones de cómo hacerla, e indicaciones de envío de las muestras para el análisis. Cada prueba detecta de forma distinta la sangre, pero ninguna puede determinar su procedencia. Es por esta razón que este tipo de pruebas requieren hacerse cada año.
  • La prueba de ADN en sangre es otro tipo de prueba no invasiva que busca señales del cáncer colorrectal al examinar ciertos cambios en el ADN (cambios genéticos) que a menudo se filtran en las heces, e incluso a veces en crecimientos precancerosos, así como en las células de turmores cancerosos. También revisa si hay sangre en las heces, lo cual puede ser una señal. Si con esta prueba se detecta alguna anomalía, será necesaria una colonoscopia para dar un seguimiento sobre los resultados. Para esta prueba la gente obtiene un juego casero junto con las indicaciones para hacer el envío de las muestras recolectadas. Cologuard® es el nombre de la prueba que actualmetne está aprobada por la FDA para su uso, la cual el paciente obtiene de su médico al acudir a consulta. Esta prueba de heces fecales requiere hacerse cada tres años.

Pruebas visuales  

Las pruebas visuales o estructurales son preubas invasivas que examinan el interior del colon y recto en busca de anomalías que podrían ser pólipos o cáncer. Si primero fue hecha alguna prueba de heces fecales y se detectó alguna anomalía, la prueba visual puede ser útil para determinar la causa.

  • La colonoscopia utiliza un tubo flexible iluminado con una pequeña cámara en el extremo para examinar toda la longitud del colon y del recto. Si se encuentran pólipos, pueden ser extirpados durante la prueba. Para prepararse para la prueba, es posible que le pidan que siga una dieta especial por uno o dos días antes de la prueba. También será necesario que limpie su colon con laxantes fuertes, y a menudo también con enemas (lo cual es referido como preparación intestinal). Durante la prueba la mayoría de las personas están sedadas. Si no se encuentra nada durante la prueba, no necesitará hacerse otra prueba por 10 años.
  • La colonografía por tomografía computarizada (CT) (también llamada colonoscopia virtual) es una imagen capturada del colon y del recto que produce imágenes transversales detalladas para que el médico pueda ver si hay pólipos o cáncer. Esta requiere preparación intestinal, pero no sedación. Se introduce aire en el colon y recto, y luego se realiza una tomografía por computadora (CT) para tomar imágenes del colon. Si se observa algo que puede necesitar ser sometido a una biopsia, será necesario realizar una colonoscopia de seguimiento. La colonografía por tomografía computarizada se debe realizar cada 5 años.
  • La sigmoidoscopia flexible es muy similar a la colonoscopia; sin embargo, dicha prueba examina solo la parte inferior del colon y el recto. Si se encuentran pólipos, estos pueden extirparse durante la prueba, o puede que necesite hacerse una colonoscopia con posterioridad. Es posible que se requiera una preparación intestinal, pero la misma no es tan exhaustiva como la que se usa para una colonoscopia. La mayoría de las personas no necesitan recibir un sedante durante esta prueba. Si se observan pólipos o áreas sospechosas, será necesario hacer una colonoscopia para examinar el resto del colon. La sigmoidoscopia flexible se debe realizar cada 5 años.

Hable con su médico sobre las pruebas de detección

Hacer las prueas de detección del cáncer de manera programada como corresponda consitituye una de las mejores formas de prevenir el cáncer colorrecal.  Si durante las pruebas de detección se encuentran pólipos, normalmente se pueden extirpar antes de que tengan la posibilidad de convertirse en cáncer. Las pruebas de detección también  pueden resultar en la detección temprana del cáncer, cuando es de menor tamaño y posiblemetne más fácil de tratar.

Si tiene 45 años de edad o más, hable con su médico sobre qué prueba de detección es la indicada para usted. También hable con su compañía de seguro médico para determinar su cobertura. Es imporante que usted se haga la prueba según se recomienda.  Sin importar su edad, hable con su médico sobre su historial médico familiar. La gente con un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal debido a que la enfermedad ha sido encontrada en otros familiares o debido a ciertas condiciones de salud podría requerir comenzar a hacerse las pruebas de detección antes de los 45 años.