Cómo cocinar con sus hijos

Escrito por Stacy Simon. Traducción por ContextGlobal, Inc. y editado por Rafael Delfín.
1164841120


Las festividades decembrinas a menudo conllevan una pausa en el ciclo escolar de los niños quienes ahora están más tiempo en casa, así como visitas de familiares y amigos, lo cual implica tiempo dedicado a cocinar y a comer. Esta es una oportunidad para traer a los niños a la cocina y empezar a hablar sobre elecciones sanas en su alimentación.  

Aprender a comer de manera más saludable es más importante que nunca.  En los EE. UU. casi 1 de cada 5 niños y adolescentes padece obesidad.  Cuando los niños tienen sobrepeso u obesidad, corren riesgo de tener enfermedades como diabetes, problemas del corazón o incluso desarrollar cáncer en el futuro.

Inicie los buenos hábitos desde que son pequeños

Aún los niños muy pequeños pueden aprender acerca de una alimentación saludable ayudando a los adultos a preparar comidas y bocadillos. A medida que crecen, pueden colaborar aún más. Antes de que se dé cuenta, estarán listos para cocinar comidas enteras por sí solos.

  • Los niños en edad preescolar pueden traer los ingredientes de la heladera o de la alacena y ayudar a revolver. Pueden echar trozos de fruta en una batidora para preparar un batido de frutas o rociar queso y verduras sobre una masa integral de pizza casera. Hábleles sobre cómo el comer saludablemente ayuda a que su cuerpo crezca fuerte y sano, y que comer alimentos ricos y nutritivos ayuda a desarrollar músculos y huesos fuertes.
  • Los niños en edad escolar pueden usar sus habilidades matemáticas midiendo los ingredientes y usar sus destrezas más desarrolladas para cascar huevos para un omelet, armar sus propias albóndigas magras o cortar frutas blandas con un cuchillo para untar. Hábleles sobre cómo los alimentos saludables hacen que los sistemas del cuerpo, incluyendo los músculos, el corazón y los huesos, funcionen bien y de qué manera los cuerpos saludables que tienen ahora les ayudarán a que sean adultos más saludables en el futuro. Puede explicarles que los alimentos que no son saludables está bien comerlos de vez en cuando, pero que no deben reemplazar a los alimentos que sus cuerpos realmente necesitan.
  • Los niños preadolescentes y adolescentes pueden usar un cuchillo más afilado y es probable que estén preparados para usar solos la cocina o el horno. Deje que elijan una receta y tomen la iniciativa para prepararla, desde encontrar los ingredientes en el mercado hasta servir la comida preparada.

Tenga cuidado en la forma que habla sobre elecciones saludables para este último rango de edad. Algunos estudios muestran que cuando los padres se enfocan en el peso corporal en las conversaciones sobre la salud, los adolescentes son más propensos a hacer dietas, darse atracones de comida y usar conductas nada saludables para controlar el peso. Pero si los padres se enfocan de forma más general en una alimentación saludable, los adolescentes son menos propensos a usar medios drásticos para perder peso.

La mejor manera de enseñar a los niños de todas las edades sobre una alimentación saludable es siendo usted mismo(a) un ejemplo a seguir. Coma sanamente, muestre que está disfrutando de sus alimentos, tenga alimentos saludables en la casa y limite la comida chatarra para que tengan a mano buenas opciones.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.